Thursday, April 30, 2009

¡Feliz Cumpleaños, Señora Mía!

Hoy, hace 39 años, nació la señora Isabella Santacroce, una de mis más grandes maestras de vida y oficio. 12 años y tres dias antes que yo. La más chingona de Los Caníbales y aunque nunca de La Química siempre de la Alquímica.

En esta casa ya se han cantado Las Mañanitas mentales, se ha cocinado un pastel imaginario y por la noche, destaparé unos alcoholes (ésos sí de verdad) para festejar su existencia.

¡Felicidades, Isabella!

Tuesday, April 28, 2009

Tema la muerte por 1 kg de carnitas

Leslie dice que sembraron gripa en un puerco chino, todo se les salió de control.

Maggie dice que es una falacia del gobierno mexicano, una cortina de humo, un chupacabras.

Buba dice que es el preámbulo del apocalipsis, nos falta un jinete que llegará en 2012.

Jenny dice que tomemos cápsulas de orégano, pastillas de ajo y vivioptal (es alemán y no hemos visto un solo güero jodido y moquiento).

Mi mamá dice: tápate. Cuídate. No salgas a la calle.

Tati dice: está bien densoooo. Es como jugar resident evil 4 pero en el estacionamiento de soriana, teniendo en cuenta que también eres un zombie.

Esta es la canción que la agrupación Cariño ha compuesto para la Influenza Porcina o la Gripe Norteamericana.


Todos mencionan los libros de temas símiles a pestes y enfermedades, viruses de manufactura casera e industrial. Yo más bien me acuerdo de Wasteland y el tarot, el colgado y el temor. Un beso porcino. La zoofilia justifica a la eutanasia. El suicidio colectivo: fiesta con 1 kg de carnitas infectadas.

La cumbia de la influenza

(¡Viva México!)

:enjoy:

Thursday, April 23, 2009

en palabras de*:

Rosario Sanmiguel:
.
Abro un libro y pretendo poblar las horas con situaciones ajenas que me lleven de la mano, con amabilidad, por las páginas de otras vidas.
Callejón Sucre
.
Clarice Lispector
.
A veces me sentaba en la hamaca para balancearme con el libro abierto en el regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo. Ya no era una niña más con un libro: era una mujer con su amante.
Felicidad Clandestina
.
.
*dos másters

tengan tod@s un...


Wednesday, April 22, 2009

Walk in fridge

El comercial de Heineken.

La respuesta de Bavaria

Sin duda, la estrategia de mercado es más interesante, aunque sigue siendo muy heterochelero (diría la Maggie). Ni qué decir de la misógina, retrógrada y excluyente publicidad de Tecate: "por los que..."

A mí me gusta la Schwarzbier, aunque no es de cada fin de semana. También, una chela que hacen en mi pueblo, homebrewing y es El Fraile, ésa la venden en Sierra Madre Brewing Co.

Tuesday, April 21, 2009

Ms. PacMan (If I had the chance, I'd ask the world to dance)


Hoy, esta damisela y yo volveremos a hacer un equipo. Hace algunos días que nos hemos vuelto íntimas y nos amamos, desde el momento en que la encontré entre un montón de juguetes en el mercado sobreruedas (amor a primera vista). Así es, estimado lector@, hoy cenaremos pizza de la mejor pizza de B.C. (que para mi suerte tiene entrega a domicilio a mi casa y no tiene otras sucursales en el mundo, es única y punto), beberemos cerveza alemana Schwarzbier y competiremos los muchos niveles intentando tener un flawless victory. No es que esté sola. Es que estoy sola y voy a disfrutarlo. Sí, masturbación mental y qué. I'm going to dancing with myself oh oh oh ohhh (8) so let's sink another drink (8) cause it'll give me time to think....

.

-so... I love you, Ms. PacMan.

-I love you too, Gaby.

.

[[[[[[[[[[[[[[[[suspiros]]]]]]]]]]]]]]]]
nos la pela el mundo: awWwWWw

Thursday, April 16, 2009

están cordialmente invitad@s a:...

presenciar el formidable trabajo del mejor, el gran artista Felipe Zúñiga aka El Feli. Hoy, en Estación Tijuana, a las 19:00 hrs.
.
.
Felipe Zúñiga /Cd. de México, 1978.
.
Vive y trabaja en Tijuana, Baja California.
.
Su trabajo como productor tiene distintas áreas de acción, como educador se ha colaborado en diversos proyectos educativos de los que destacan: el programa educativo de la Colección/Fundación Jumex (2003), Proyecto Meteoro: Escuela de oficios (2005). Actualmente coordina los servicios educativos para El Cubo, espacio de exposiciones del Centro Cultural Tijuana. [quiero saber más sobre Felipe...]
.
.
.
Después de Feli...



.

Después, abajo de Estación Tijuana, se encuentra Lui Velázquez, hoy, en punto de las 20:00 hrs., se llevará a cabo la reunión para dialogar en torno a las acciones civiles que se harán para impedir la modificación del artículo séptimo de la Constitución del Estado de Baja California. ¡Caíganle!

.

Art. Séptimo:

.

De las garantías individuales, sociales y de la protección de los derechos humanos

.

"En Baja California se respetan y aseguran a todos los habitantes las garantías individuales y los derechos sociales consagrados en las constituciones de la república y del estado. Además se establece el organismo encargado de proteger los derechos humanos y se prevén otros derechos específicos sobre menores, deporte, cultura física y medio ambiente."


Así es como lo modificarían:

.

"La familia constituye la base de la sociedad, es por ello que el Estado reconoce y protege como derecho social y humano, el matrimonio, el cual se satisface únicamente mediante la unión de un hombre con una mujer para convivir y realizar los fines esenciales como institución social y civil; por lo tanto, cualquier condición contraria a la perpetuación de la especie y la ayuda mutua que se deben los cónyuges, no surtirá efecto legal alguno".

.

Wednesday, April 15, 2009

Y para el resto de la república...

Comparto este artículo escrito por Vianett Medina sobre el Partido Encuentro Social en Milenio. Este es el partido de la neoderecha mexicana. Qué miedo, ¡la neoderecha! Y es el mismo partido del señor diputado José Alfredo Ferreira quien, sobra mencionarlo, es el de la propuesta transcrita en el pasado post, lo de la perpetuación de la especie.
.
Y para mis coterráneos regios, un susto común (como un lugar común) al ver al gobernador José Natividad Gonzáles Parás alías Nati en alianzas con el PES, ¡imagínese! Y Nati que tiene deseos de lanzarse de presidente para las próximas elecciones de 2012. Esto es para leerse. La verdad es que México ya me da miedo.
..
.

José Natividad González Parás y Enrique Peña Nieto, en alianza con el PES. Foto: Claudia Guadarrama

Tuesday, April 14, 2009

la presencia de una buena antología

He estado leyendo una antología. Hace poco Jenny me regaló dos antologías, precisamente: Burned Children of America y Los Mejores Jóvenes Novelistas Estadounidenses (muy sutil). Me gusta la narrativa gringa, me da una cierta tranquilidad (tranquilidad por saber que alguien está escribiendo cosas bien chidas en la contemporaneidad). Todas mis lecturas anglosajonas eran traducciones españolas y hace relativamente poco, me aventuré en el mundo de la lectura en inglés. He terminado, con orgullo hispanoparlante nativo, un par de novelas en inglés. Lo destacable es que todos los libros me han gustado (en español e inglés). Los Mejores Jóvenes Novelistas Estadounidenses es una edición de Granta en español. He de confesar que me daba cierta hueva el mamotreto de una antología de cuatrocientas páginas y hoy me lo he estado bebiendo de a sorbitos. De los Burned Children me fui por lo conocido, sólo leí el prólogo de Zadie Smith y un texto de David Foster Wallace. De Los Mejores Jóvenes Novelistas Estadounidenses, leí el prólogo (por aquéllo de los estándares y criterios de selección) y un par de cuentos de Daniel Alarcón, un peruano nacido en 1977, actualmente establecido en el sur de EEUU y un cuento de Kevin Brockmeier de Arkansas. Ambos cuentos han sido gratamente disfrutables. Ambas prosísticas son ténues pero fuertes, de historias ordinarias pero de narrativas extraordinarias. En fin, no llevo ni la cuarta parte de cada uno pero siento un compromiso sin premuras por terminarlos. Digo compromiso como quien menciona cita. Una fiesta para la que tengo un pase all access y de la que sólo presiento que será genial, así que no puedo perdérmela. Además del conocimiento que me brindará el saber de la narrativa contemporánea de una América completa, no sólo de Latinoamérica. Muy generalmente no me gusta enciclopedizar gente por medio del blog, no me agrada tanto presumir de mis lecturas, cinco años en letras me dejaron curada de espanto. Pero hoy por la mañana leí el cuento Periquitos de Kevin Brockmeier, que me dejó con ganas de buscar más sobre este joven autor. Creo que mi empatía devino de una frase que a continuación citaré:
En algunas ciudades hay un hombre que vende silbatos junto a los juzgados o cometas de papel junto al río. En otras, hay una mujer que en cada festividad adorna su casa con luces de colores y serpentinas. Habitualmente esas personas no pasan de ser pequeñas figuras en la periferia de la atención de todos pero cuando mueren, su muerte puede ser más sorprendente que la de un político importante o un artista famoso, porque nadie las ha contemplado nunca con suficiente detenimiento como para considerar lo que podría significar su ausencia.
Antes de continuar mi lectura, me detuve a pensar: estas líneas me hicieron mella. Varias de muchas veces he pensado en la ausencia como origen. He escrito muchas cosas que me vienen a la cabeza sobre la ausencia y los porqués de ésta. Creánme que sí. Todos sentimos ausencias, yo también, pero me gusta pensar en el concepto, la memoria, la psique y demás. Otros conceptos como la falta, la carencia que aunque figuran como sinónimos no lo son, aunque tampoco antónimos. He hablado con Sylvia sobre todo esto, sobre la presencia de la ausencia y cómo esto activa la recreación de nuestro imaginario como crestomatías que sólo ocurren dentro de nuestro cerebro. Inmediato a terminar de leer el cuento hice algunas anotaciones al borde de la página y se lo transcribí a Sylvia en un email. Mi nota me dio un gusto enorme pues entonces estos jóvenes autores me tendrán escribiendo a un lado de sus cuentos sobre todas las relaciones que encuentre, para mí eso indica que será un buen libro. Bendita sea la literatura comparada. Benditas las buenas antologías. Así debe ser el mundo.
No notamos la presencia tanto como la ausencia de las personas o las cosas. La rutina y el facilismo nos llevan a tener un imaginario inerte, detenido, desejercitado sobre el objeto o el sujeto presentes. En cambio, la ausencia implica un esfuerzo de recreación porque de pronto algo no está y la memoria, por una inercia ajena a la tradición o la cultura, necesita sustituirlo en la psique: simularlo.

Thursday, April 09, 2009

hoy

debía postear algo que probablemente postearé en un rato. Quizá mañana. Pero en este momento sólo tengo ganas de contar algo. Tal vez a manera de homenaje porque ahorita, justamente, me gana el homesick y la memoria.

Dos son mejor que uno (o llegaste a mi vida en una hielera vacía)

Hace algunos años, cierta mejor amiga, maestra, tutora vital, hermosa, talentosa y genial mujer a la que sólo llamaré PLK, iba a mudarse a Cancún. Es decir, tenía planes de salir de Monterrey a como diera lugar y yo era su cómplice. Tras meses de planes y debido a que sus mininos se estaban convirtiendo en una jauría felina, ofreció regalarme un gatito. Los demás serían dados en adopción a uno de esos lugares donde los cuidan mientras llegan potenciales nuevos padres.
.
Acepté el regalo en una borrachera. Dije sí, ahuevo, yo me llevo uno. Dije sí entre copas porque sobria, sabía que mi economía dependía de mi madre; pero ebria, para mí todo es posible. Así que dije sí, ahuevo. En los siguientes días yo prepararía el terreno y la moral familiar para que además de mí, ahora alimentaran a mi compañerito. Lo elegí entre otros tantos en el patio, grité ése al verlo peludo, acolchonadito, serio, cargable, pequeño. Pensé llamarlo Irvine, en honor a uno de mis escritores favoritos: Irvine Welsh. Pero no me lo llevé. Lo dejé ahí ante la sentencia y la promesa de que con los días regresaría por él. PLK me dijo al siguiente jueves, en la mesa de su casa, en la que nos acompañaba su prima Angélica, que quizá yo debía llevarme dos, en lugar de uno: dos son mejor que uno, sabes, Gaby. Siempre dos, son mejor que uno. Y asentí asida a una tecate lite: tienes razón ¿por qué he de llevarme uno, cuando puedo tener dos? Sí, dos son mejor que uno. Esta vez no elegí el segundo gato. Pero no me importaba su aspecto, tamaño, pelo, género. Esta vez sólo paseaba en mi cabeza la idea del número: DOS. ¿Cómo decirle a mi mamá que no sólo me tendría que mantener a mí sino también a Irvine y a otro u otra más? Fácil: no le dije. No le dije de Irvine y en consecuencia tampoco del otro u otra.

.
En algún preludio de fin de semana, PLK, me invitó a pasar esos días en su otra casa (en un paradisíaco desierto a la afueras de la ciudad), pasaría por mí en su coche, dijo en media hora y yo estaría en la puerta con mi mochila, esperándola, como solíamos hacer. Pero añadió: llevo a dos son mejor que uno, ¿eh? para que te prepares. Ok, alcancé a decir. Y a decirle a Tati, mi hermana, que preparara una cajita para algunos que iban a llegar, que comprara alimento y que luego se lo pagaba. PLK llegó en su coche y del asiento trasero sacó una hielera. Adentro venía Irvine, encrispado por el movimiento, junto con su hermanita, una gatita gris de pelo corto, tranquila, de ojos verde amarillento. Isabella, pensé, se va a llamar Isabella como la Santacroce.

A mi regreso de la cabaña, después de todo el fin, fui a buscarlos. Y ahí estaban: Irvine e Isabella o como los llamaríamos en nuestras bromas: dos son mejor que uno. Dos son mejor que uno crecieron. PLK se fue de Monterrey. No nos veríamos tan seguido como las tres veces a la semana acostumbradas sino una vez al año si teníamos suerte y dinero para acortar la geografía. Pero yo tenía a dos son mejor que uno, que de muchas maneras representaban a mi amiga y su familia que para el entonces se había convertido en una extensión de la mía. Irvine se convirtió en un gato huraño y enojón. No se dejaba agarrar tan fácilmente y le molestaban los extraños. Comía, taciturno, dormía en las sillas del comedor, en mi cama. Pero Isabella (que nunca maulló) era una especie de gatita feliz. Mientras el otro pasaba menos tiempo con humanos como le fuera posible, Isabella buscaba cualquier tipo de contacto con la humanidad representada por mi familia. Isabella tuvo un novio, un gato vecino color miel. Irvine estaba celoso siempre. Isabella se embarazó. Irvine no quería a los gatitos e incluso les gruñía. La estirpe creció, se reprodujeron y nosotros nos acostumbramos a ayudarla a parir y buscarles casa a todos. Tres años pasaron para la inevitable huída de Irvine quien cada vez estaba más molesto y convivía menos con nosotros. Un día se fue, así. Se fue y ya no volvió (mi mamá dice que los gatos a veces se van así). Mi hermana y yo, que éramos las más cercanas al gato, nos entristecimos e incluso lo buscamos en algunos techos pero nunca lo encontramos. Isabella parió a Medea que parió a Sylvia. Por nuestras manos y ante nuestros ojos, pasaron Calixtos, Melibeas, Sófocles, Eurípides, Platones, Aristóteles y un sin fin de efímeros nombres helénicos (imagino que sus nuevos padres los cambiaban en cuanto los recibían). Isabella era la matrona de todos. Isabella mandaba en la casa, cuidaba, alimentaba a los más pequeños.


Un buen día decidí "independizarme". Seguir viviendo en la ciudad pero ya no en la misma casa, ni siquiera en la misma colonia. Sorteármelas sola: sin trabajo, sin dinero. Iría de visita a la casa materna sólo algunas veces a la semana, a visitar a la familia y a medio convivir con Isabella y Sylvia (Medea estaba en un lugar mejor y no precisamente en el eufemismo de la muerte). Luego de veintemil avatares, me cambié de nuevo y así estuve por meses, doblando mi ropa en bolsas de plástico, sin saber qué sería de mí. Regresé un tiempo a la casa de mi mamá, un par de meses para después salir de nuevo a la efimereidad de otro espacio. Hasta que un día salí de la casa, de la colonia, de la ciudad y llegué aquí. Aunque le di muchas vueltas a la idea de traerme a Isabella conmigo, la propuesta nunca se llevó a cabo, Isabella se quedaría en Monterrey pues ¿qué haría una gata en la playa, lejos de su familia? Cuando hablaba con mi hermana, siempre me decía algo sobre las gatitas. Algo para cerrar la conversación, algo, algo como: Isabella se cayó del árbol pero ya está bien. O: Sylvia quería atrapar un pajarito pero no la dejé. O: una señora se quería llevar a Sylvia pero mi abuelita le dijo que no. Y comentarios similares. También tuve una perra llamada Sabrina, pero ella fue robada por alguien, mientras yo aún vivía en la casa. Tenía 8 años la última vez que la vi. Hoy tendría 10. Alguna vez, hace algunos meses, Tati me mandó un mensaje al celular, diciendo: felicidades, otra vez ya eres tía, una hembra y dos machos, todos blancos. Y eso significaba que Isabella había tenido gatitos de nuevo. Sonreí feliz de saber que dos son mejor que uno, eran, cinco son mejores que dos. Pero me puso algo nostálgica no saberme en la periferia. No estar en esa casa cuando las nuevas (y las malas) llegan. No ser parte de los complots familiares ni de los dramas mascotescos. Me da un cierto tipo de homesick no caminar por el pasillo para ver los cactús de Beto, no bajarme a Isabella de las piernas, no callar a Sabrina cuando ladra a los transeúntes de la banqueta. Tengo nostalgia de no saber lo que ocurre, los pájaros que anidan en el árbol, las nueces que caerán en el patio de un ahora inexistente nogal cortado por el vecino. Me recuerdo en el techo del segundo piso, armando un club donde yo era la jefa y Tati y Beto mis subordinados. Hoy, que Isabella murió envenenada, pienso en la rapidez con que se han ido estos años, mis amigos, algunos familiares, mis vecinos. Hoy, he estado dándole vueltas a la idea de que en unas semanas tendré 27. Veo a mi perrito en la escalera, ladrándole a inexistentes transeúntes. Me cuestino, en mi ñoñéz mascotil, si Isabella se llevaría bien con él. Hoy que recibí la noticia por teléfono, me cayeron muchos veintes sobre todo lo que conozco y no despediré. Todo lo ha formado parte de mi vida y ni siquiera alcancé a decirle buen viaje. Nunca me despedí de Isabella.

Monday, April 06, 2009

Postergación de una papa y el jardín predeterminado

Todo comenzó hace algunos meses con la postergación de comer una papa. La papa fue dejada sobre alguna barra de cocina y pasados los días fue arrugándose y sacando pequeñas raíces. Sin lugar a dudas, la papa tendría como destino una bolsa de basura. Sin embargo, se decidió que mejor debería ponerse en la maceta de alguna planta con suficiente espacio, algo así como macetamates. Pasados algunos días, la papa, imagino que emocionada, comenzó a sacar algunas hojitas y creció y creció, asida a su roomie. Entonces la papa se extrajo de la maceta en la cual ya no cabía y en la que estaba matando a quien le diera posada. Se plantó en un jardín más grande donde creció más y más, hasta sacar otras plantitas. Luego de un tiempo, después de riegos periódicos y algunos cuidados por demás indiferentes, nos dimos cuenta (al intentar mover la papa) que en sus raíces de planta, yacían un montón de papitas (8 por cada planta). Y así la postergación de una papa, nos ha llevado a tener ya un jardín, lo bastante sustentable, de papas. La papa en su irregularidad de paracaidista, fue reubicada. En casa, un lugar no lo suficientemente grande para para sendo jardín, ya se tenía un minihuerto montado en una caja de madera donde tomates, acelgas, cebollitas, lavanda, romero, orégano, chiles, betabeles y otros habitantes compartían el espacio.
A continuación algunas imágenes de la casualidad y la predeterminación:



La papa



El minihuerto o caja
[zoom in a la caja]
:

La cebolla






Lechuga





Acelgas







Tomate sin tomate aún



hojas de tomate



Lavanda






La rana
[zoom in a la rana]
:




chile sin chiles aún



uno de los ayudantes del huerto improvisado

Es decir, decir crisis. Y no hablar de la sustentabilidad económica que podemos generar de la tierra y los productos que compramos en el súper (siempre y cuando no sean transgénicos, los putos les quitan las semillas o las semillas crecen en plantas que no dan frutos). No es necesario un gran espacio o una gran casa. Basta un departamento o lugar donde vivir. La tierra está en todas partes, es decir, vivimos en un planeta lleno de ella. ¿Cómo hacerla tierra para plantas? Fácil: cualquier tipo de tierra es útil pero debemos alimentarla y cuidarla, prepararla y desintoxicarla de las veintemil cosas basurientas de donde la sacamos (alguna tiene restos de materiales inórganicos), podemos ponerle hojas secas, tronquitos de árbol, paja, cascarones de huevo y cáscaras de frutas y verduras en una especie de comsposta que podamos tener en nuestra casa (dentro o fuera), tapada para evitar las moscas pero lo suficientemente oxigenada para que el proceso ocurra. Destaparla de vez en cuando para que le dé la luz. Las semillas de las frutas y verduras o las frutas y verduras mismas, pueden reproducirse y darnos más. Sí, la crisis. Pero si el gobierno o nosotros mismos, tuviéramos la educación y/o la cultura del DIY o el bricolaje, no necesitaríamos de muchas cosas para vivir. Anyways, yo creo que todo mundo debe tener un jardín o mínimo un espacio donde pueda sembrar y cosechar un poco de lo que come. Una papa postergada vino a enseñármelo a mí.











snow jD

La Jenny snowbordeando en Jackson.

Cheque, usted, el dominio de la tabla: deaaaaaaaah.