Tuesday, May 05, 2015

"(I was) Born to be cheap" by Divine






  





as sure as there's trash: I was born to be cheap
I was born to be helpless, I was born to be cold,
I was born to never... do what I'm told.
I was born to be shallow, wasn't born to be deep,
but above of these things, I was born to be cheap...
Cheap cheap!
I was born to be cheap-cheap


(repeat ad infinitum)












PREFACIO // los treinta y tres años // feat. dj Xente Hdbr



Nací a los treinta y tres años, [a un ciclo menstrual d]el día de la muerte de Cristo;

nací en el Equinoccio, bajo las hortensias y los aeroplanos del

calor.



Tenía yo un profundo mirar de pichón, de túnel y de auto-

móvil sentimental. Lanzaba suspiros de acróbata.



Mi padre era ciego y sus manos eran más admirables que

la noche.



Amo la noche, sombrero de todos los días.



La noche. La noche del día, del día al día siguiente.



Mi madre hablaba como la aurora y como los dirigibles que

van a caer. Tenía cabellos color de bandera y ojos llenos de

navíos lejanos.



Una tarde, cogí mi paracaídas y dije: “Entre una estrella

y dos golondrinas”. He aquí la muerte que se acerca como la

tierra al globo que cae.



Mi madre bordaba lágrimas desiertas en los primeros arcos-

iris.


Y ahora mi paracaídas cae de sueño en sueño por los espa-

cios de la muerte: de_la_muer_te











(war_ning / raw war /WAR IS MENSTRUATION ENVY: su mensual crucifixión parasubidas:
dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen
los que vengan mañana a respirarlo.)




Flores de tétano para quien nazca a los treinta y tres

(Sert y atniert sol a aczan neiuq arap onatét ed serolf)




























Tuesday, April 28, 2015

"Las poquianchis (de los pormenores y otros sucedidos del dominio público que acontecieron a las hermanas de triste memoria a quienes la maledicencia así las bautizó)"








 




 Año: 1976
Dirección: Felipe Cazals
Guión-adaptación: Tomás Pérez Turrent y Xavier Robles.
País: México
Duración: 110 mins.
Género: drama social
Ficha completa







Reparto:

Adelina............................ Diana Bracho
Don Rosario.....................Jorge Martínez de Hoyos
El Reportero Amarillo.....Salvador Sánchez
Santa............................... Pilar Pellicer
Chuy............................... Malena Doria
Delfa................................Leonor Llausás
Eva..................................Ana Ofelia Murguía
Mere, "El Capitán"..........Enrique Lucero
Juez.................................Alejandro Parodi
Lupe............................... María Rojo
María Rosa......................Tina Romero
Tadeo.............................. Manuel Ojeda
Delegado Agrario............Carlos Cardán
Ferrocarrilero...................Arturo Beristáin
Tepo o Tepocate............. Gonzalo Vega
Zenaida.......................... Hilda Cibar
Chaparro........................ Salvador Garcini
Montes, Jefe de Policía... Gastón Melo
Ibargüengoitia................. Sergio Calderón
Fotógrafo....................... Jorge Fegán
Campesino Rebelde.........Mario Casillas
Graciela......................... Patricia Reyes Spíndola
Médico........................... Farnesio de Bernal
Prostituta....................... Gina Morett
Prostituta....................... Adriana Rojo
Prostituta....................... Lourdes Canale
Prostituta....................... Erika Mireles
Esperanza...................... Inés Murillo
Torres, Policía................ Ramón Menéndez
De la Peña, Policía......... Álvaro Carcaño
Gloria, Ibet Reyna........... Ivette Reyna
Nicolasa......................... Alma Levy
Monja............................. María Barber
Amparo.......................... Patricia Mayers
Periodista Extranjero.......Max Kerlow
Prostituta....................... ..Liza Willert
Prostituta....................... ..Yara Patricia
Oficial Forense................ Luis Jasso

[ guillermo cabrera infante ]











Esta imagen me asalta ahora con violencia, casi sin provocación y pienso que mejor que la memoria involuntaria para atrapar el tiempo perdido, es la memoria violenta, incoercible, que no necesita ni de madelenitas en el té, ni de fragancias del pasado ni un tropezón idéntico a sí mismo, sino que viene abrupta, alevosa y nocturna y nos fractura la ventana del presente con un recuerdo ladrón. No deja de ser singular que este recuerdo dé vértigo: esa sensación de caída inminente, ese viaje brusco, inseguro, esa aproximación de dos planos por la posible caída violenta (los planos reales por una caída física, vertical y el plano de la realidad y el del recuerdo por la horizontal caída imaginaria) permite saber que el tiempo, como el espacio, tiene también su ley de gravedad. Quiero casar a Proust con Isaac Newton.














Tres tristes tigres, 1965.

Friday, April 10, 2015

[ jenny holzer ]









YOU HAVE TO MAKE THOUSANDS OF PRECISE AND RAPID MOVEMENTS TO PREPARE A MEAL. CHOPPING, STIRRING, AND TURNING PREDOMINATE. AFTERWARDS, YOU STACK AND MAKE CIRCULAR CLEANING AND RINSING MOTIONS. SOME PEOPLE NEVER COOK BECAUSE THEY DON'T LIKE IT, SOME NEVER COOK BECAUSE THEY HAVE NOTHING TO EAT. FOR SOME, COOKING IS A ROUTINE, FOR OTHERS, AN ART.




















(de la serie Living: 1980-1982)









Tuesday, April 07, 2015

ÓPERA FANTASMA by P. Leminski

















[

       Nada tengo.
Nada me pueden quitar.
       Soy el ex-extraño,
el que vino sin ser llamado
      y, gato, se fue
sin hacer ningún ruido.

]


[  traducción de Rodolfo Mata  ]

yukis de calostro (o '¿Qué has hecho tú, dime, aparte de morirte en México?')*


a Giuseppe Campuzano


A mi nombre lo preceden los reflejos de un disco ball. Preludio de mí son los fragmentos de luz que salpican con su generosidad La Historia, bar de ambiente inaugurado durante la prohibición en la primera calle donde comienza la patria. A mis achichincles, mexicanos todos, dije: que excusa sea la sed de los gringos pero jamás olvidéis que ha sido mi muerte el real motivo. Mi muerte simbólica, of course, de fantasía la llamamos en el ambiente. “Volveré y seré millones”, me sonreí a mí misma por la espontaneidad con que acuñé esta frase en mi camerino, un tenderete de cartón que desorbitadamente subió de estatus en cuanto yo lo pisé. Su plusvalía trajo mares de fanáticos que querían su pedacito, pero yo, generosa que soy y siempre he sido, me decanté por regalárselos a unos escritores para que hicieran sus libros. Se fueron muy contentos, aunque luego me preocupé cuando una de mis damas comentó que de ahí tendrían para comer; pobrecillos, no sé cuánto tarda el cartón en digerirse. Recordé aquello que alguna vez me aconsejó mi prima Vicky: Beware of artists. They mix with all classes of society and are therefore most dangerous. Pero en el país de los dieciocho climas y los cuatrocientos volcanes y de las mariposas grandes como pájaros y los pájaros pequeños como abejas, en el país de los corazones humeantes, la sociedad es de excéntrica gastronomía. Yo, Reina del Mundo, Patrona de las Antípodas, Redentora de los Ferales, yo, que por evitar el envenenamiento he saciado mi sed sólo con agua del cielo y me he alimentado únicamente de los huevos de mi gallina portátil, no he conocido imaginario más inexorable que el de estos oriundos cuando del hambre se trata (53.3 millones de estómagos en extrema creatividad, según el CONEVAL). Más turbio se ha vuelto el ámbar de mi mirada cada que la inventiva de estas gentes atestiguo; mis ojos verdes que otrora se fascinaron al observar al talabartero de la corte cuando curtía el cuero de los cerdos para hacer zapatos, con una mezcla de emociones, también han escrutado cómo aquí ese mismo cuero es hundido en un cazo de cobre con la manteca ardiente extraída del animal para, una vez freído, ser degustado de múltiples e inimaginables formas, lo llaman chicharrón. Lo hay de cerdo pero también de vaca. El cuero de esta última, en ocasiones no es freído sino cocido en una salsa enchilada, como un caldo, al que nombran mientras se les aguan las papilas: menudo. Alguna vez escuché que se acabaron los colchones porque hubo que rasgarlos para darles la paja del relleno a los caballos, y se acabaron los caballos porque hubo que matarlos para darles de comer a los oficiales, y se acabaron los cadáveres porque se los comían los perros, y se acabaron los perros porque se los comían los soldados. Abunda la creatividad gastronómica entre las gentes de aquí, por eso, aunque un poco me preocupó, no me sorprendió que los escritores fueran cartonívoros. Con indiscriminación engullen insectos ortópteros, iguanas y hasta esos hermosos animalitos que viven en perpetuo estado larvario y que un argentino hizo famosos. Bien conocido es mi amor por estas criaturas que, sin éxito, intenté agregar a mis títulos nobiliarios, aunque luego me sirviera como epíteto de ambiente: La Madre de Todos los Ajolotes. Yo, Emperatriz del Viento, fui así nombrada por los ginecólogos y comadronas de la corte, pues cuando en múltiples ocasiones me sentí en estado, todos diagnosticaron que estaba preñada del aire, supuesto fornicio con mi amante el viento: embarazo psicológico o empacho por flatulencias. Pero no sabían, ignorantes que son, que era un ajolotito, porque si alguna vez he tenido dentro de mí algo vivo, no ha sido ni es un ser humano, sino un ajolote, y yo lo sé porque cuando estoy sentada en mi mecedora con la cabeza baja lo veo crecer en mi vientre que es redondo y transparente como una pecera. Mi nombre de fantasía es un cordón umbilical piteado, nutrientes sus néctares de maguey: La Madre de Todos los Ajolotes. Un brasier de carne me traviste el pecho, son los senos de Santa Águeda humectados con formol para a granel el corazón pudrirme. Los reflejos aluzan La Historia, mis títulos son nombrados uno a uno en las bocinas, mi piel se vuelve mestiza, la gente aplaude, stand-up comedian o dea ex machina: hoy soy la Reina de los Voceadores. Les traigo noticias: comienzo mi número leyendo en voz alta los encabezados del periódico; me aman.








*Este texto fue publicado con modificaciones en el No.200 de la Revista Tierra Adentro para conmemorar los 80 años del natalicio del escritor Fernando del Paso. Fui convocada, junto con otras narradoras, para reapropiarnos y recrear el célebre monólogo final de Carlota en la novela "Noticias del Imperio": Yo soy María Carlota Amelia Victoria Clementina Leopoldina, Princesa de la Nada y el Vacío, Soberana de la Espuma y de los Sueños, Reina de la Quimera y del Olvido, Emperatriz de la Mentira: hoy vino el mensajero a traerme noticias del Imperio, y me dijo que Carlos Lindbergh está cruzando el Atlántico en un pájaro de acero para llevarme de regreso a México.  

Mi colaboración, la versión tal cual la envié (con citas y entrecomillados, referencias y alusiones) es la que aquí publico.

Tuesday, March 31, 2015

No hay parada en la 25 (Selena Quintanilla Pérez y su videoépica a las regias rutas noventeras)








  








La bala que atravesó el ligamento entre la raza de oro de ambos lados de la lámina oxidada.


Wednesday, March 18, 2015

soundtrack para shoegazear el 18 de marzo

 












(El Niño Dios te escrituró un establo
y los veneros del petróleo el diablo.

Atte. Ramón López Velarde)