Monday, September 29, 2008

Hoy, tod@s invitad@s aaaaaa:



"La contaminación de lenguajes artísticos como estrategia creativa: poesía e interdisciplina"





Centro Cultural Tijuana
Sala de Usos Múltiples
19:00 hrs.
entrada libre

Thursday, September 25, 2008

Hoy, hace un año,

estaba junto a Sergio Pérez-Torres (Checho) y Jenny. Ensayábamos para hacer una lectura a tres voces. Leeríamos un texto de Jenny en ICBC. Llegamos y todos estaban reunidos. Miner, Marcela y otras personas a lo lejos. Maggie apareció con el rostro desencajado. Luego llegó Víctor Hugo. Todos nos volvimos con él. Nos reunimos en un círculo de cuestiones. ¿Y Abril?, era la pregunta. Luego llegó Omar para asirse de Marcela; nunca lo he visto más niño. Chiquito se deshizo y todos palidecimos. Hoy, preciso. Hoy hace un año.
Y recuerdo claramente nuestra charla. Unos días antes. En El Dandy. Cuando hablamos de samuráis. Y te dije, pues qué gusto, podemos compartir muchas pláticas como éstas. Pero hoy hace un año, me di cuenta que ya no.

de unas clases acá...

dejé de ser Gaby para convertirme en La Profe
manejo mi bika por la costa del pacífico. playlist mañanero. soy la profe. voy al jale. me gusta

Friday, September 19, 2008

No podían faltar los tacos de chile relleno de la calle Segunda

La visita tan "productiva" de un sonorense.

Aquí, al final de la presentación del libro "Sus labios brazos en mi boca rodando" de Sergio Loo, Víctor Hugo y Marcella tienen una muy retroalimentativa discusión sobre literatura.

Wednesday, September 17, 2008

Holograma del Huracán Gilberto

Hoy, hace 20 años, el Huracán Gilberto (una de las peores desgracias en la historia de mi ciudad), azotó la Sierra Madre, justo en Monterrey. Cambió su velocidad en grado de 2 a 4 (cuando tocó las costas de Tamaulipas). En mi colonia había ríos en vez de calles y podíamos ver toda la mercancía de la Pulga Mitras, flotando afuera de nuestras casas. Entre los recuerdos y comentarios de mis amigos, algunos mencionan las filas de ataudes que delineaban el Río Santa Catarina, en espera de los cuerpos. Algunos perdieron a sus familias, otros, simplemente recuerdan las aventuras y avatares que sufrieron al momento de dicho desastre.

Para el proyecto "Arquitextura", colaboré con una pieza sonora, llamada "Holograma del Huracán Gilberto", basada en el cuento "La Forma del Dengue" de Óscar David López en la voz de Sergio Pérez-Torres (julio de 2008). A colación del vigésimo aniversario, hice este videotrayecto (con imágenes recicladas del YouTube), mismo que recorrió el "Gilberto", desde el desbordamiento del río, hasta lo que es la casa de mi mamá, donde vivía en ese entonces.

Triste, sí, ver las imágenes del huracán (1988) nostálgico, sí, ver el recorrido por lo que es hoy la avenida Gonzalitos, hasta la que siempre será "La Casa".

Hoy, tod@s invitados a:


Sus Brazos Labios en mi Boca Rodando
de Sergio Loo
miércoles 17 de septiembre
19:00 hrs.
Sala Audiovisual.
Instituto de Cultura de Baja California.

Monday, September 15, 2008

David Foster Wallace (+)











David Foster Wallace, de 46 años de edad, el mejor cronista del malestar de la sociedad norteamericana en la época a caballo entre los siglos XX y XXI, apareció ahorcado en su domicilio de Claremont, California, el viernes, 12 de septiembre, por la noche. El cuerpo fue descubierto por la esposa del escritor, Karen Green, que inmediatamente se puso en contacto con la Policía Local. La noticia se hizo pública 24 horas después, y ha causado una fuerte conmoción en la comunidad literaria estadounidense, que se debate entre la consternación y la incredulidad.




"Entre la gente de mi edad hay una sensación de malestar y tristeza"



Una de las notas más persistentes entre quienes escuchaban la noticia por primera vez fue el recuerdo de que hace unos años, el propio escritor pidió que lo internaran en una unidad de vigilancia hospitalaria pues no se sentía capaz de controlar su pulsión suicida. Foster Wallace era un personaje muy querido tanto por sus estudiantes y colegas de la Universidad de Pomona, donde impartía clases de escritura creativa, como por sus compañeros de oficio. Tal vez uno de los rasgos más llamativos de su personalidad fuera el contraste entre el afecto que inspiraba en cuantos trataban con él y su marcada propensión a sumergirse en estados de ánimo sumamente sombríos.

Nació en Ítaca, en el Estado de Nueva York, en 1962, hijo de profesores universitarios, su padre de filosofía y su madre de literatura. Sus primeros libros La escoba del sistema (1987) y La niña del pelo raro (1989), escritos cuando tenía veintitantos años, llamaron la atención por la fuerza incendiaria del lenguaje y la radicalidad de sus planteamientos literarios.

El interés se elevó a asombro con la aparición en 1996 de la monumental La broma infinita, edificio narrativo de más de mil páginas, que contaba con un complejo aparato de varios centenares de notas, muchas de considerable extensión. La novela adquirió el estatus contradictorio de ser considerada una obra de culto, pese a que gozó de una extraordinaria difusión. El consenso, sobre todo entre los escritores, es que se trataba de la novela más audaz e innovadora escrita en Estados Unidos en la década final del siglo XX.

A los críticos les resultaba difícil encasillar a un autor como David Foster Wallace, pues se salía de los límites de lo estrictamente literario. Su estética remitía a referentes tan dispares como la obra del cineasta David Lynch (Wallace escribió una crónica memorable sobre el rodaje de Lost Highway) o los comentarios de alguien tan improbable como el célebre icono de la televisión estadounidense David Letterman.

Punta de lanza de una generación literaria que incluye nombres como William T. Vollman, Richard Powers, A. M. Homes, Jonathan Franzen o Mark Layner, una generación convencida de que la circunstancia vital de nuestro tiempo no se puede explorar desde la estética periclitada del realismo, la obra de Foster Wallace supone una forma radicalmente nueva de entender la literatura.

Sus estructuras narrativas son consecuencia directa de la sensibilidad de nuestra era; reventando los códigos estéticos de las generaciones precedentes, su prosa tentacular mimetiza los sistemas del paradigma cultural en que vivimos: el vértigo de las comunicaciones, el exceso de información, la influencia de las grandes corporaciones financieras, los iconos de la cultura pop, la industria del entretenimiento, el cine, el deporte y la música, la amenaza omnipresente del terrorismo.

Publicada cuando el autor contaba 33 años de edad y ambientada en EE UU en torno al año 2025, La broma infinita propicia el entrecruzamiento de una portentosa diversidad de registros: de la trigonometría al tenis, pasando por las drogas, la estética grunge, la filosofía, y el cine. Por medio de un lenguaje en estado permanente de incandescencia, la novela lleva a cabo una sátira despiadada de nuestro tiempo, a la vez que un conmovedor escrutinio de la soledad del individuo.

Tuve ocasión de entrevistar a David Foster Wallace para EL PAÍS en dos ocasiones. Hablando de su magnum opus, el escritor se lamentó de que a casi todo el mundo se le hubieran escapado los aspectos más sombríos de la novela, que consideraba una obra cargada de matices trágicos: "Desde un punto de vista materialista", declaró entonces el autor, "los Estados Unidos son un buen lugar para vivir. La economía es muy potente, y el país nada en la abundancia. Y sin embargo, a pesar de todo eso, entre la gente de mi edad, incluso los que pertenecemos a una clase acomodada que no ha sido víctima de ningún tipo de discriminación, hay una sensación de malestar, una tristeza y una desconexión muy profundas. Sobre nosotros sigue pesando la sombra de episodios históricos recientes, como Vietnam o el Watergate y ahora, el desastre que se avecina con la matanza que está a punto de comenzar en Irak". Señalando otro de los aspectos fundamentales del libro, añadió: "Otro tema central de la novela es el fenómeno de la adicción como síntoma del malestar de la sociedad capitalista: desde las drogas hasta otras formas más genéricas de adicción".

Con posterioridad a La broma infinita, Wallace publicó colecciones de cuentos y ensayos, entre los que destacan Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer (1997), Breves entrevistas con hombres repulsivos (1999), Historia abreviada del infinito (2003), Olvido (2004) y Hablemos de langostas (2005). David Foster Wallace ejerció una influencia considerable entre los jóvenes novelistas de su país, así como entre los europeos. Su obra ha sido traducida ejemplarmente en nuestro país por el novelista Javier Calvo.

Una de las intuiciones más llamativas de Wallace es su lúcida valoración del papel que le corresponde a la televisión que, tras superar un estado infantil, consideraba que estaba llamado a ser uno de los repositorios de las formas narrativas del futuro. "Nuestra relación con la realidad está violentamente mediatizada por el impacto de los medios visuales y la tecnología, sobre todo la televisión. Creo que la literatura seria mantiene una relación sumamente compleja y ambivalente con la industria del entretenimiento en general".

En este sentido, el novelista estadounidense tenía ciertas reservas acerca de la omnipotencia de Internet: "No nos engañemos: la Red no es más que una avalancha de información, un laissez faire salvaje, sin estándares éticos. Se acosa al consumidor con un aluvión de ofertas seductoras, sin ayudarle a discernir a la hora de elegir. La explosión punto.com es la destilación de la ética capitalista en estado químicamente puro".

Campeón del experimentalismo, siempre tuvo claro que no podía quedarse en un mero juego de artificio realizado en el vacío: "Lo esencial es la emoción. La escritura tiene que estar viva, y aunque no sé cómo explicarlo, se trata de algo muy sencillo: desde los griegos, la buena literatura te hace sentir un nudo en la boca del estómago. Lo demás no sirve para nada".

La inesperada desaparición del escritor en plena posesión de su talento ha causado una profunda desazón entre sus seguidores: éramos muchos los que estábamos convencidos de que lo mejor de David Foster Wallace estaba aún por llegar.




nota de Eduardo Lago en El País

Sunday, September 14, 2008

Gaby, Oh, Gaby

En 1981, Alain Bashung, cantaba: Gaby, Oh, Gaby. Un año después llegué yo: yay!


Yo ni sabía si no es que:

Saint Sergio Beastkiller says:
ponle la de OH GABY
Saint Sergio Beastkiller says:
no la pude dejar de escuchar ayer

Miss Melmac says:
cuál es esa?
Miss Melmac says:
oh gaby?
Miss Melmac says:
no es la de oh mandy?

Saint Sergio Beastkiller says:
noooo
Saint Sergio Beastkiller says:
pensé un ratototote en ti
Saint Sergio Beastkiller says:
pero es otra rola
Saint Sergio Beastkiller says:
una francesa
Saint Sergio Beastkiller says:
Gaby Oh Gaby

Miss Melmac says:
la tienes en tu compu?

Saint Sergio Beastkiller says:
del 81
Saint Sergio Beastkiller says:
y en el 82 salió Oh Gaby
Saint Sergio Beastkiller says:
te la iba a dedicar
Saint Sergio Beastkiller says:
pero se me hizo muy viajoso



*Sólo porque Checho me dijo esto, lo subo. I miss Checho, mi exroomie precioso. Sergio Pérez-Torres, luv ya.

Monday, September 08, 2008

Electroniconflictiva

Es decir, sí. Hace algunos años me conquistó el grunge, garage, luego el "indie". Después, mucho tiempo después me gustaban las bandas sin importar el género. Como los candidatos y NO los partidos. Pero me gusta que me gusten los géneros. Es decir, me gusta decir que me gusta un gusto específico. Es decir, tanto pedo para decir que sí, que efectivamente me encanta el Electroclash y sí, me considero una tecnoriotgrrrl; y sí, soy muy electroniconflictiva.

Me encanta Robots in Disguise. Y sí,we're in da music biz.

Saturday, September 06, 2008

dj Gabyrotten*

.
.
.
.
.

.
.
.
.
.

.


.
píquele a la imagen pa que me escuche, este sábado 6 de septiembre, dj gabyrotten (yomera), programando música en Altanoche radio (Radio USON 107.5 fm, Hermosillo, Sonora). La imagen te llevará a la página de la estación para escucharnos online (a mí y al Vichu aka Víctor Hugo Barrera). 21:00 hrs (23:00 hrs centro y noreste de México). Edúquese con riffs y beats de electroclash, sintetizadores middlecentury hasta maracas de artesanía mexicana.
.