Friday, January 29, 2010

Disculpe, usted,

.
que l@ sature con tanto Katzenjammer, pero me es imposible escuchar a esta morras y no pensar en pistear, bailar y creer en el mundo. Hasta me dan ganas de hacer una revolución o un acto así terrorista. En mis fantasías pisteamos cerveza oscura, densa, casi sólida en mi traila, fumamos tabaco oscuro, turco; después de un día difícil de rutinas en el circo. Yo, por supuesto tengo unas botas cafés muy desgastadas y raspadas de las puntas; y un vestido nejo con un saco de terciopelo que solía ser bermellón y ahora es de un naranja amarillento. A pesar de mi cansancio por limpiar tanta mierda de elefante, siempre estaré lista para armar el party en mi traila con mis compas de Katzenjammer. Oh, my, de lo mejor que he escuchado en estos días. El mundo no puede ser tan cruel.
.

1 comment:

gabyrotten said...

cuando era niña, mi papá me regaló un banjo :) luego un sintetizador casio rojo luego una guitarra de madera y todos los tocaba con la singular gracia que caracteriza a un pan de caja. Al final me hice baterista. Pero amo los banjos y las mandolinas y los sintetizadores d*.*b