Thursday, April 23, 2009

en palabras de*:

Rosario Sanmiguel:
.
Abro un libro y pretendo poblar las horas con situaciones ajenas que me lleven de la mano, con amabilidad, por las páginas de otras vidas.
Callejón Sucre
.
Clarice Lispector
.
A veces me sentaba en la hamaca para balancearme con el libro abierto en el regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo. Ya no era una niña más con un libro: era una mujer con su amante.
Felicidad Clandestina
.
.
*dos másters

1 comment:

Manuel said...

Arriba la Lispector y el libro prestado que no queria terminar de golosa que fue. Como uno con otras cosas que no pasan por imprenta.