Monday, April 06, 2009

Postergación de una papa y el jardín predeterminado

Todo comenzó hace algunos meses con la postergación de comer una papa. La papa fue dejada sobre alguna barra de cocina y pasados los días fue arrugándose y sacando pequeñas raíces. Sin lugar a dudas, la papa tendría como destino una bolsa de basura. Sin embargo, se decidió que mejor debería ponerse en la maceta de alguna planta con suficiente espacio, algo así como macetamates. Pasados algunos días, la papa, imagino que emocionada, comenzó a sacar algunas hojitas y creció y creció, asida a su roomie. Entonces la papa se extrajo de la maceta en la cual ya no cabía y en la que estaba matando a quien le diera posada. Se plantó en un jardín más grande donde creció más y más, hasta sacar otras plantitas. Luego de un tiempo, después de riegos periódicos y algunos cuidados por demás indiferentes, nos dimos cuenta (al intentar mover la papa) que en sus raíces de planta, yacían un montón de papitas (8 por cada planta). Y así la postergación de una papa, nos ha llevado a tener ya un jardín, lo bastante sustentable, de papas. La papa en su irregularidad de paracaidista, fue reubicada. En casa, un lugar no lo suficientemente grande para para sendo jardín, ya se tenía un minihuerto montado en una caja de madera donde tomates, acelgas, cebollitas, lavanda, romero, orégano, chiles, betabeles y otros habitantes compartían el espacio.
A continuación algunas imágenes de la casualidad y la predeterminación:



La papa



El minihuerto o caja
[zoom in a la caja]
:

La cebolla






Lechuga





Acelgas







Tomate sin tomate aún



hojas de tomate



Lavanda






La rana
[zoom in a la rana]
:




chile sin chiles aún



uno de los ayudantes del huerto improvisado

Es decir, decir crisis. Y no hablar de la sustentabilidad económica que podemos generar de la tierra y los productos que compramos en el súper (siempre y cuando no sean transgénicos, los putos les quitan las semillas o las semillas crecen en plantas que no dan frutos). No es necesario un gran espacio o una gran casa. Basta un departamento o lugar donde vivir. La tierra está en todas partes, es decir, vivimos en un planeta lleno de ella. ¿Cómo hacerla tierra para plantas? Fácil: cualquier tipo de tierra es útil pero debemos alimentarla y cuidarla, prepararla y desintoxicarla de las veintemil cosas basurientas de donde la sacamos (alguna tiene restos de materiales inórganicos), podemos ponerle hojas secas, tronquitos de árbol, paja, cascarones de huevo y cáscaras de frutas y verduras en una especie de comsposta que podamos tener en nuestra casa (dentro o fuera), tapada para evitar las moscas pero lo suficientemente oxigenada para que el proceso ocurra. Destaparla de vez en cuando para que le dé la luz. Las semillas de las frutas y verduras o las frutas y verduras mismas, pueden reproducirse y darnos más. Sí, la crisis. Pero si el gobierno o nosotros mismos, tuviéramos la educación y/o la cultura del DIY o el bricolaje, no necesitaríamos de muchas cosas para vivir. Anyways, yo creo que todo mundo debe tener un jardín o mínimo un espacio donde pueda sembrar y cosechar un poco de lo que come. Una papa postergada vino a enseñármelo a mí.











1 comment:

Sylvíssima said...

Entiendo, algo así como y cuando despertamos la papa y las papitas estaban ahí. Qué lindo huerto. Sólo no me quedó claro algo: a la rana le salieron ranitas?